Hasta el año pasado las cifras en cuanto a los embarazos en las adolescentes seguían siendo altas en el departamento, siendo Piura, el primer lugar donde se presentaban más menores en estado de gestación, seguido por Sullana, Morropón y Huancabamba.

Este año, el panorama no ha cambiado, por el contrario, hay algunas ciudades como Sullana, donde las cifras comparadas con el año pasado han presentado un ligero incremento. La pregunta frente a este problema, es: ¿Por qué, mientras más información hay sobre el tema, y hay una mayor apertura a la educación sexual reproductiva, los casos van en aumento?

Pero no solo eso, sino que hoy en día, incluso hay mayor organización sobre el tema, como lo son los Centros de Formación para el Desarrollo Integral (CEFODIA), las organizaciones no gubernamentales que también se ocupan de ese problema. Se hace evidente entonces, que existe alguna falencia en cuanto a la participación por parte de los padres de familia, quienes son la base principal para combatir este problema junto con los docentes.

Y es precisamente el punto de quiebre de todo esto, pues la familia se presenta no solo como el centro de formación del niño y adolescente, sino que además, de acuerdo al comportamiento de ese núcleo familiar es que el menor asumirá actitudes y tomará decisiones.

Lo peor de esta situación, es que no solo el incremento de casos preocupa, sino que de ellos, el 80 % de adolescentes gestantes opta por abandonar el colegio, lo cual en un futuro cercano desembocará, en más piuranos sin educación, analfabetos o mayor pobreza a la sociedad, hogares disfuncionales o niños abandonados.

Karina Miranda

Karina Miranda