Mientras sigue la incertidumbre por el cierre de la escuela policial en Piura a partir del 2021, a no ser que nuestras autoridades realicen las gestiones al más alto nivel para que nuestra región pueda ser considerada como una de las próximas sedes, la preocupación también es latente por los 118 “puntos rojos” de inseguridad que se viven en las calles y que han sido considerados en el “Mapa de Peligros”.

Si bien el integrante de la Comisión de Seguridad Ciudadana, regidor Jhamerly Chero, destaca que el número ha disminuido en comparación a los 160 puntos críticos registrados por la gestión municipal anterior, esa cifra debe encender las alarmas de las autoridades, más cuando los puntos rojos están centrados en zonas de mayor afluencia, como los alrededores del Complejo de Mercados, donde la zona se ha convertido en un mercadillo al paso, y donde el ‘rochabús’ y otras estrategias hasta ahora funcionan para erradicar al comercio ambulatorio.

Sería bueno también que se intensifiquen los operativos contra las cantinas informales y bailes callejeros donde muchas veces las riñas terminan en enfrentamientos y hasta con balaceras exponiendo a las personas y creando zozobra entre los vecinos.

Como lo dijo en su momento el fiscal de Prevención del Delito, Armando Ortiz, sería bueno pasar de las palabras a las acciones y que se definan estrategias frontales contra la inseguridad para no permitir que el hampa siga ganando terreno en zonas ya críticas y donde la población solo pide mayor seguridad.

Karina Miranda

Karina Miranda