La mano dura que tiene el alcalde de Piura contra los ambulantes y la informalidad también debería ponerse firme y drástica cuando se trata de los trabajadores en casa, Y es que, efectivamente el problema de los permisos ‘bamba’ sigue siendo un tema pendiente, pues pese a que ya se ha tocado el tema de la emisión de permisos irregulares desde el año 2015, no queda claro porqué el alcalde continúa con estos trabajadores dentro de la institución.

Preocupa además, que tras el hallazgo de que se emitían documentos falsos de no adeudo del SATP, sobre esto tampoco se ha hecho nada, es decir la misma gente sigue trabajando en sus mismos puestos.

Está bien, entendemos que no ha quedado demostrada su participación en estos cuestionables hechos, sabemos que no ha habido un proceso, ni una investigación, pero creemos que como una medida de precaución es bueno que la comuna piurana rote el personal, sobre todo de las áreas más comprometidas como son Transporte,

Depósito, entre otras que pudieran tener participación en este tipo de negociados. La idea es cerrarles los caminos y alejarlos de sus cómplices con la finalidad de que se les haga imposible traficar con la necesidad de los transportistas.

Esperemos que con la citación a las 12 personas involucradas por la Policía Anticorrupción, se puedan esclarecer mejor los hechos de cómo se presentaron las cosas, quiénes son los responsables y desarticular esa mafia que existe al interior de la comuna y que ya lleva muchos años aprovechándose de la urgencia que demanda para los transportistas contar con todos sus papeles en regla.

Karina Miranda

Karina Miranda