Quienes tenían la esperanza de que este 1º de mayo, Día del Trabajo, el Presidente Martín Vizcarra diera la buena noticia de un incremento del sueldo mínimo, han visto desplomarse sus ilusiones, pues según los especialistas, actualmente no se justifica este aumento y mucho menos en el contexto económico actual con la llegada masiva de venezolanos.

Es muy fácil darse cuenta y a simple vista lo podemos comprobar, que muchos de los negocios de la región han encontrado en los foráneos una obra de mano más barata y de mejor trato, por lo tanto la mayoría de su personal ahora es venezolano.

Pasa por ejemplo en ciudades o pequeños lugares de mucho movimiento comercial como Máncora, por ejemplo, donde los ‘chamos’ como se les llama, han copado puestos en tiendas de abarrotes, restaurantes, discotecas, empresas de distribución, y hasta como mototaxistas.

Este mismo escenario se replica en varias zonas del país, incluida por supuesto la capital. Por ello los especialistas señalan las pocas posibilidades de que el gobierno planee incrementar la Remuneración Mínimo Vital (RMV) , sobre todo teniendo en cuenta que este contingente venezolano generalmente se incorpora al sector informal, con menores sueldos.

Ha sido tanto el impacto de la masa venezolana en el Perú que hoy en día se compara con el crecimiento de la fuerza laboral de todo un año en el país. Otro hecho que haría presagiar que no habría incremento, es que la economía recién está en un proceso de recuperación, aunque muy por debajo de su potencial.

Lo que sí se espera, por lo menos, es que el Gobierno elabore por fin una estrategia contundente para reducir los índices de informalidad laboral en el país.

Karina Miranda

Karina Miranda