Falta poco menos de cuatro meses para las Elecciones Generales del 11 de abril y hasta ahora una gran mayoría de la población desconoce quiénes son los candidatos que postularán a la presidencia y también al Congreso de la República. Esto es nada menos que producto del desgano y desinterés que hay en la población, la cual está cansada de los políticos que solo visitan los pueblos para hacer promesas que nunca cumplen, pues si llegan a ganar simplemente se olvidan de quienes les dieron el voto.

Si bien es comprensible la desconfianza que existe entre los ciudadanos por los partidos políticos debido a los últimos acontecimientos que protagonizaron los congresistas de la República y que en buena cuenta nos llevaron a la crisis política actual; no debemos caer en el desinterés porque ello puede resultar peor, pues al final terminaremos votando como siempre por el mal menor o por quien supuestamente encabeza las encuestas.

Sería irresponsable que en estos momentos en que enfrentamos una pandemia, otorguemos las riendas del país a candidatos que lo único que buscan es su interés personal y partidario, tal como ya lo han demostrado sus bancadas en el actual Congreso de la República que se pusieron de espaldas al país, en plena pandemia, colocándonos en la peor crisis política de todos los tiempos.

Por tanto, en nuestras manos está cambiar el rumbo del país, ejerciendo nuestro derecho a votar, pero haciéndolo de manera informada, consciente y responsable. Escudriñemos bien las hojas de vida de los candidatos para saber quiénes son y cuáles son sus propuestas, y si las mismas son viables. Que el desinterés no nos lleve a cometer los errores de siempre y luego tengamos que lamentarnos ante lo irremediable.

Karina Miranda

Karina Miranda