El primero en padecer las consecuencias ha sido el Mercado de La Unión y los comerciantes, quienes deberán afrontar las fuertes pérdidas que este siniestro les deja, precisamente en unas fechas tan importantes para generar ganancias.

Lamentablemente, la Navidad de estas personas, no será la mejor este año, pues la pobreza se agudizará tras perder su fuente de ingresos.

Sin embargo, este hecho debería servir para que Defensa Civil comience a poner orden en el Complejo de Mercados, así como en los Mercados Zonales y mercadillos.

La labor de estas áreas ediles resulta de suma importancia en estos días en que el movimiento comercial es bastante fuerte.

Según, informan en cuanto a los extintores todos se encuentran en óptimas condiciones; sin embargo, preocupa el desorden y caos que se genera en los pasillos de los mercados, donde la gente con las justas puede caminar.

Ahora bien, el problema no solo está en el desorden, sino en el descuido de algunos comerciantes.

El incendio de La Unión se habría generado por unos trabajos de soldadura que se habrían estado realizando, con lo cual una chispa habría caído en un lugar donde venden pinturas y productos inflamables.

Algo parecido ocurrió en el Mercado Anexo, en el 2017, cuando un soldador dejó caer una chispa en un puesto de piñatería, desatándose el voraz incendio que ocasionó millonarias pérdidas.

Esperemos que por estos días, Defensa Civil inicie la inspección correspondiente y determine todas las zonas de riesgo .

De esta forma advierta a los comerciantes sobre el nivel de peligro que existe en los puestos y pasillos del Complejo de Mercados.

Karina Miranda

Karina Miranda