Si bien es cierto el incendio de hace dos años atrás en el Mercado Anexo se debió a una chispa por unos trabajos de soldadura que estaban realizando en el área de piñatería, no es posible que los comerciantes no tomen precauciones y manejen un sistema de prevención para evitar siniestros como el de aquel año.

Ayer, y tras el voraz incendio de La Unión, el área de Fiscalización, Defensa Civil y Comercialización, inspeccionaron los Mercados Privatizados y hallaron serias deficiencias en el Mercado Modelo, donde los comerciantes expenden en alto riesgo al existir conexiones con cables mellizos a la intemperie.

Ante estas falencias y la amenaza de clausura, los mismos directivos decidieron cortarles la energía eléctrica a los socios hasta que subsanen las observaciones, lo cual es positivo ya que se están preocupando no solo del cierre del mercado y la posibilidad de afectar sus ingresos, sino también de la seguridad de los negociantes y de los mismos clientes que llegan a diario.

Esperemos que estas medidas sean drásticas y mientras no solucionen el problema, no se les levante el castigo a estas personas que toman con muy poca responsabilidad la seguridad de sus compañeros de trabajo y de sus compradores.

Y por el lado de Fiscalización y Defensa Civil es importante que se mantengan alerta durante todas estas fechas pues la afluencia de público, la venta de productos inflamables y peligrosos como pirotécnicos es un grave riesgo para la integridad de todos.

Ojalá y este 2019 no se presente ninguna tragedia que lamentar, ya sea por fallas técnicas o por errores humanos.

Karina Miranda

Karina Miranda