Nada más propicio que estas fechas de fiestas de fin de año para confirmar una vez más que el caótico e inseguro Complejo de Mercados sigue siendo una gran bomba de tiempo, y la prueba más fehaciente de que la reubicación de los ambulantes realizada en junio pasado es un fracaso más, pues en este momento el Complejo de Mercados es un ‘hervidero’ de vendedores informales.

El comercio ambulatorio le volvió a ganar al principio de autoridad, pues no solo han tomado los exteriores del Complejo sino que han ingresado y están copando cuando espacio libre existe al interior, lo que representa un grave peligro de suceder por ejemplo algún siniestro, pues los vehículos contraincendios no tendrían cómo ingresar.

Y todo esto frente a las ‘narices’ de los pocos serenos que resguardan el principal centro de abastos y que parecen haberse resignado ante la superioridad númerica de los comerciantes ambulantes.

Los policías también parecen sentirse rebasados y tampoco están actuando para controlar la ‘invasión’ de los comerciantes ambulantes.

De ahí que las personas que como siempre hacen sus compras de última hora, tendrán que pensarlo más de dos veces si quieren ir al Complejo de Mercados, pues con la ‘invasión’ de ambulantes que no han dejado espacio libre alguno, de producirse un incidente, están en serio peligro no solo de su integridad física sino incluso de morir, porque como está en este momento el mercado, es una verdadera bomba de tiempo. Están advertidos.

Karina Miranda

Karina Miranda