Ha transcurrido más de dos años y medio de la catástrofe que dejó el Fenómeno El Niño Costero en nuestra región y casi poco es lo que se ha avanzado en cuanto a obras de reconstrucción, por la desidia o lentitud con la que ha venido trabajando el gobierno central y por la ineficiencia de nuestras autoridades, sobre todo el Gobierno Regional, que teniendo los recursos a su disposición han demorado en la ejecución de los proyectos que tanto demanda la población.

Mientras tanto, la vulnerabilidad en varias zonas de Piura quedó demostrado ayer con una moderada pero persistente lluvia, donde bastaron 11 milímetros para dejar las calles completamente inundadas, como las zonas cercanas a lo largo del dren Sullana, donde su rehabilitación de poco o nada sirvió a la población dado que las aguas permanecieron estancadas durante el día.

Similar situación se evidenció en la Plazuela Tres Culturas, donde hace poco se realizó una obra de drenaje; no obstante, el bloqueo de la compuerta conllevó a que la zona quedara completamente inundada.

Otro caso parecido ocurrió en la Urb. El Chilcal, la zona conocida como las ‘Cinco Esquinas’, entre otras, zonas vulnerables.

Así que esperemos que desde ya nuestras autoridades se pongan a trabajar e impulsen los proyectos, porque no se puede permitir que las lluvias nos cojan nuevamente desprotegidos.

Basta ya de demagogias y de promesas populistas, no queremos más autoridades incapaces e ineficientes, sino obras.

Karina Miranda

Karina Miranda