La tragedia de Villa El Salvador ya ha enlutado a 20 familias, 20 personas a la fecha han perdido la vida tras la explosión ocasionada por un camión cisterna que transportaba Gas Licuado de Petróleo (GLP), por esta razón el chofer del vehículo fue detenido y posteriormente liberado; sin embargo, afrontará un proceso en libertad, debido a que no hay peligro de fuga, según indica el Poder Judicial.

Sin embargo, y aunque el conductor también ha incurrido en falta por circular por una vía no apta para el transporte de una carga tan peligrosa e insegura para la población, Osinerming, es quien lleva el premio a la inconsciencia, irresponsabilidad y falta de profesionalismo, y no solo por este lamentable hecho, sino por la falta de compromiso con su labor, al emitir autorizaciones de manera inapropiada e inmediata a vehículos que transitan a diario con un material altamente inflamable que fácilmente puede matar a todo un vecindario.

Es el colmo, que con tan solo una declaración jurada y unas fotografías del camión cisterna, este ente encargado de velar que las empresas mineras o de hidrocarburos cumplan con sus labores de manera segura y saludable, expenda tan a la ligera una autorización a un vehículo que ni siquiera ha pasado por una revisión minuciosa y detallada.

El camión siniestrado adquirió su permiso de esta manera y miren las consecuencias.

Así es que no dudemos, que en cualquier momento otra tragedia similar pueda ocurrir en la misma capital o en otra parte del país, pues la normativa y la misma institución están facilitando todas las condiciones para que otra bola de fuego acabe con más personas.

Karina Miranda

Karina Miranda