La realidad hospitalaria de nuestra región es bastante deprimente.

Por eso, si a todas las amenazas de enfermedades como el dengue, chikungunya, zika, que ya hemos tenido personas afectadas, incluso con muertes en el caso de dengue; sí causa preocupación que a todas esas se sume el virus mortal del Coronavirus, ya que de presentarse dificílmente podremos enfrentarlo en las actuales condiciones de los nosocomios.

Y es que en el caso de Piura, seguimos esperando por los hospitales de Alta complejidad, pues hasta ahora solo hemos recibido promesas y paliativos.

Ahí están los dos únicos hospitales del Minsa que reciben a todos los no aseguramos, que son la gran mayoría.

Los hospitales Santa Rosa y de Apoyo II de Sullana están sobreviviendo, dado que carecen de todo.

No tienen medicina, equipos, y su infraestructura está colapsada.

Por eso, que preocupa que una nueva epidemia pueda ingresar y ponga en riesgo a toda la población.

De ahí que las autoridades regionales no deben seguir de brazos cruzados como hasta ahora sin darle la debida atención al sector salud que al igual que educación siguen a la cola de las prioridades del nivel central.

Esperamos que esta vez, los congresistas asuman con responsabilidad su función y exijan al nivel central que atienda de manera prioritaria las necesidades de la región Piura, colocando en su agenda la atención al sector salud con sus hospitales de Alta complejidad y la modernización de los hospitales referenciales que sobreviven de milagro.

Karina Miranda

Karina Miranda