Las acusaciones sobre un posible fraude durante la campaña presidencial no son de ahora, recordemos que desde que pasó la jornada electoral y virtualmente se hablaba del triunfo de Perú Libre, los representantes y voceros de otras tiendas políticas hablaban de un fraude electoral donde se involucraba al Jurado Nacional de Elecciones; sin embargo, todo esto quedó en nada debido a falta de pruebas fehacientes que demostraran las acusaciones.

Hoy, a dos meses de cumplirse un año del mandato de Pedro Castillo, el fantasma del fraude electoral resurge esta vez de la boca del empresario Marco Antonio Zamir Villaverde, quien se encuentra preso en el Penal de Ancón I, por el caso Sarratea. Evidentemente es muy fácil acusar sin tener las pruebas suficientes, y aunque en aquel entonces cuando surgieron los primeros rumores sobre una manipulación electoral se vinculó el tema con el arribo a nuestro país, precisamente de uno de los especialistas del fraude en otros países de Latinoamérica, nada de estas acusaciones llegaron a probarse.

Sin embargo, ante una nueva clarinada de alerta y teniendo tan cerca otro proceso electoral, esto amerita ser investigado. No damos por sentado las declaraciones de Villaverde, quien tampoco tiene mucho crédito teniendo en cuenta que recién ahora y justo cuando se le iba a interrogar sobre su situación en el caso Sarratea sale a contar esta historia, pero si hace tal acusación debe presentar pruebas, de lo contrario mejor que se calle. Sin embargo, ante tan poca confianza a la labor que cumple el Jurado Nacional de Elecciones es importante estar atentos y ejercer un control estricto, sobre todo, de cara al nuevo proceso, donde se elegirán a los alcaldes, regidores y nuevos gobernadores regionales.

Karina Miranda

Karina Miranda