El pánico se apoderó la noche del sábado de cincuenta pasajeros que a bordo de un bus de la empresa Andrea Súper Express, que los trasladaba de Paita a Piura, fueron asaltados por seis sujetos-entre ellos una mujer-que se camuflaron como pasajeros. Es decir, la delincuencia una vez más volvió hacer de las suyas, ante la pasividad de nuestras autoridades policiales.

“… A las empresas parece que lo único que les importa es ganar, sin interesarles a quiénes pueden estar transportando…”

Y es que la delincuencia sigue avanzando incontenible, creando zozobra no solo en las calles y negocios, sino también en las carreteras. La pregunta es dónde está la Policía de Carreteras, sobre todo ahora en estas fechas próximas a las Fiestas Patrias en que la población viaja con más frecuencia.

Pero no sólo la responsabilidad de la seguridad le atañe a la Policía Nacional, sino también a los dueños de las empresas de transporte, pues sólo se limitan a vender pasajes, sin nisiquiera hacer un control de las personas que viajan, pues aún cuando se trata de un servicio interprovincial se tiene que verificar que se trate de personas con un documento de identidad. Más aún cuando se trata de extranjeros.

A las empresas parece que lo único que les importa es ganar, sin interesarles a quiénes pueden estar transportando. De ahí que en esta semana en que las agencias lucirán atiborradas de gente queriendo viajar, se tiene que ser más exigente y cumplir con las normas de transporte. A los pasajeros también recordarles que deben abordar transporte autorizado y no por ahorrarse unos soles pongan su vida en peligro.


Síguenos en nuestras redes sociales:

Karina Miranda

Karina Miranda