Confrontacional y exento de una autocrítica, y de la realidad del país; así se puede calificar el mensaje por Fiestas Patrias del presidente de la República, Pedro Castillo, quien tras un año de su cuestionado gobierno, prefirió culpar a la prensa de mentir y de difamar, y de no informar de los “logros de su Gobierno”.

Es decir, el presidente Castillo perdió la oportunidad de darle las explicaciones al país de toda la corruptela que lo rodea, y que no se trata de noticias falsas como mencionó, pues existen tres colaboradores eficaces que lo sindican directamente. Sin embargo, optó por seguir mintiendo, limitándose solo a señalar “algunos errores de su gestión”, negando todas las denuncias en su contra.

Su largo discurso, de una hora y 51 minutos, solo sirvió para evidenciar a un presidente fuera de la realidad, mostrando cifras que se desdicen con lo que el peruano de a píe vive a diario: alza desmedida de los precios de los alimentos, y del combustible; amén de la inseguridad y de un sector Salud cada vez más ineficiente. Sin embargo, Pedro Castillo mostró un país de “maravilla”.

Esto, sin duda, no ha hecho sino indignar más a los peruanos que se sienten burlados por este presidente; y en el caso de nuestra región, la decepción de los gremios ha sido tal, que ya anuncian medidas de lucha para exigir, por ejemplo, el Hospital de Alta Complejidad que no fue mencionado, ni ningún otro anuncio importante para nuestra región.

Visto así, el panorama se torna sombrío para el país, pues el Congreso tampoco está dando muestras de querer acabar con la crisis política que vivimos.


Síguenos en nuestras redes sociales:


Karina Miranda

Karina Miranda