La campaña chica de arroz en el Medio y Bajo Piura corre peligro de no poder realizarse, poniendo no solo en riesgo la seguridad alimentaria de la población, sino también la precaria economía de los agricultores que siguen sumidos en el olvido y abandono, no solo de este gobierno, sino de todos los que han pasado por el sillón presidencial.

Han sido los agricultores que durante estos más de dos años de pandemia no han parado para nada, a fin de garantizar la alimentación de la población; pero paradójicamente, ha sido el sector que menos apoyo ha recibido de este Gobierno, que cuando finalmente se animó a atenderlos con fertilizantes, ante el elevado precio de este insumo, las fallidas compras se lo han impedido.

Afortunadamente, parece que al final se podrá atenderlos con los fertilizantes, pues ayer se emitió en el diario oficial El Peruano, donde el Ejecutivo autoriza al Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego, a comprar de manera excepcional y extraordinaria, un lote de urea hasta por más de 348 millones de soles para el inicio de la campaña agrícola 2022-2023.

Esta noticia, es alentadora, aunque solo soluciona una de las tantas necesidades del agro; sin embargo, lo que se espera es que se garantice su entrega a verdaderos los agricultores, pues no faltan como siempre los avivatos, y al final la urea puede terminar en otras manos. Y, en ese sentido, son los agricultores organizados que deberán estar con ojo vigilante para que no sean otros los que resulten beneficiados.

 


Síguenos en nuestras redes sociales:

Karina Miranda

Karina Miranda