La anunciada compra de urea que ya debería estar hace un año en las chacras de los agricultores parece que finalmente se dará hoy, después de fallidas licitaciones y por la burocracia del propio sistema.

“Señor ministro, el fertilizante ya tiene que estar en las chacras”, dijo hace una semana el presidente Castillo, quien a un año de su gobierno tampoco ha atendido como prometió a los agricultores del país.

Se trata de una compra de 65 mil toneladas de urea que beneficiaría a 260 mil pequeños productores, pero según los expertos consultados, esta cantidad solo abastecerá al 15% del total de productores del Perú, principalmente a agricultores de la zona andina, por lo que debe ponerse en marcha una segunda compra para agricultores de la costa.

Una vez que la urea esté en los almacenes del Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego, para luego ser trasladada a cada región, viene una tarea de fiscalización y seguimiento de parte de los propios agricultores, que deberán estar con los ojos bien abiertos para que el producto se distribuya a los verdaderos agricultores y no suceda como con el bono agrario que, como sabemos, en la mayoría de los casos, fue a parar al bolsillo de otras personas.

Y, en ese sentido, los funcionarios a cargo de la distribución tienen que actuar de forma transparente, pues existe un padrón que debe ser atendido sin ningún favoritismo, ni aprovechamiento político, pues no olvidemos que estamos en plena campaña electoral y no faltarán los ‘vivos’ que también quieran sacar provecho. Ojo con eso.

 


Síguenos en nuestras redes sociales: