Pedro Castillo, es, sin lugar a dudas, el presidente que más desplantes ha recibido en lo que va de su mandato.

Merecidos o no, hay un par de cuestiones ahí que tendrían que analizarse para dar por aprobadas o desaprobadas este tipo de reacciones. Evidentemente, Castillo, con sus actos, se ha convertido en un presidente a quién pocos le guardan respeto.

Y una vez más quedó evidenciado ayer, tras llegar a la ceremonia del Grupo Especial de Inteligencia (GEIN), y tras su arribo un grupo de policías homenajeados se paró y se retiró. Entre ellos se encontraba el Gral. de la PNP Carlos Morán, quien horas antes había advertido a Castillo que mejor no llegara por ahí, porque les iba a hacer pasar un mal rato a los homenajeados. Algo que no perdonan algunos representantes de la Policía Nacional es que en lo que va del Gobierno de Perú Libre, que Castillo representa, se hayan cambiado a 5 comandantes generales. Pero no solo eso, lo que está pasando actualmente con la denuncia de Castillo contra Harvey Colchado, es una razón de peso para que varios grupos de la Policía se hayan ubicado en el lado contrario del Gobierno.

Sin embargo, y a pesar de todos estos hechos que justifican el sentir de los miembros del GEIN y de algunos policías, la educación y el respeto hacia la investidura es algo que debe conservarse, y eso no le impide a cualquier ciudadano reclamar o ubicarse entre los detractores de Castillo; la reacción por ejemplo de Benedicto Jiménez -quien incluso en época de elecciones sindicó a Castillo de haber sido parte de Sendero Luminoso-, fue prudente, y lo mencionó al final de la ceremonia, se había quedado por consideración a otros miembros de la Policía y porque la educación y respeto a los actos protocolares, es parte de su disciplina. Entonces, hay que saber separar bien cada cosa.

 


Síguenos en nuestras redes sociales:

Karina Miranda

Karina Miranda