El año 2023 se avizora como un año difícil desde el punto de vista económico, teniendo en cuenta, no solo que los candidatos comienzan a tomar las riendas de los gobiernos municipales y regional; y les demanda tiempo empaparse de todo sin que se ralentice la ejecución de las obras, se estanque otras o se deje en el olvido otras más.

Sin embargo, una de las cosas que más preocupa es lo que pase frente a la situación económica de las familias y el abastecimiento de alimentos. Por lo pronto, solo se sabe que algunos productos como el arroz, la papa, el maíz y el café reducirían su producción, y aún desconocemos si la cantidad alcanzará para cumplir con la demanda interna.

Incluso en lo que a Piura se refiere los agricultores ya adelantaron que la campaña de fin de año está en riesgo si en el proceso de empadronamiento del anunciado Fertibonos no se avanza rápido, pues la mayoría, por no decir todos los agricultores se encuentran con serios problemas económicos, es por ello que el gremio descarta que este subsidio sea una gran ayuda si es que solo se piensa otorgar a algunos agricultores y no a todos.

Por otro lado, hay solo un empadronador para más de 20 mil agricultores solo de la Junta del Medio y Bajo Piura, lo cual indica que terminaría el año sin que se haya logrado efectuar el padrón total.

Es necesario que si el Gobierno tiene pensado lanzar un salvavidas al sector agricultura, lo haga bien, pues de esto dependerán algunos de los precios de los alimentos que más se consumen en el país. Ojalá y el Ministerio de Agricultura tome en cuenta el pedido de los agricultores y se hagan las correcciones debidas para no empeorar la crisis que vive la región.

 


Síguenos en nuestras redes sociales:

Karina Miranda

Karina Miranda