El electorado ha hablado y aunque no nos guste hay que respetarlo.

Pero sobre todo, quienes deberían analizar bien estos resultados son las autoridades, nuestro mandatario Pedro Castillo y el fundador de Perú Libre, Vladimir Cerrón; y algo más cerca a nosotros, el gobernador regional, Servando García y compañía, pues los resultados demuestran que salvo excepción de un par de candidatos -uno ganador, y el otro entre los cuatro primeros- los demás solo figuraron en la categoría ‘Otros’, a la hora de los flashes electorales.

Afortunadamente, en este aspecto, el pueblo no se dejó engañar. Quienes también deberían darse por aludidos son los partidos políticos, los cuales parece que van desapareciendo bajo la figura imponente de los movimientos regionales que siguen ganando terreno en cada elección.

Desde el norte hasta el sur, este a oeste, los movimientos oriundos de cada departamento han sido los triunfadores en estas elecciones regionales y municipales. Lamentablemente estas agrupaciones muchas veces se juntan solo por el momento político electoral, y después desaparecen, desvaneciéndose con ellos, los compromisos, las promesas e incluso los planes de trabajo.

Esperemos que quienes figuran como cabezas o fundadores de estos movimientos regionales, analicen el papel protagónico que ostentan y lo relacionen con la necesidad que tienen de fortalecerse, comprometerse con esta labor política y sentar bases fuertes que les permitan un trabajo a largo plazo, no para enquistarse en el cargo, sino principalmente enfocada en generar cuadros y equipos de alto valor técnico, con capacidad profesional, con vocación de servicio y valores, que tanta falta nos hacen.


Síguenos en nuestras redes sociales:

Karina Miranda

Karina Miranda