La cantidad de extorsiones que hoy en día se registran denotan un evidente incremento que preocupa, pero este malestar, incomodidad e impotencia no solo la tienen los piuranos que de una u otra manera se encuentran hartos de tanta delincuencia, sino sobre todo los empresarios, los emprendedores, los bodegueros, es más, hasta el señor que tiene un puestito al paso vendiendo refrescos o jugos, porque ya lo hemos visto en La Perla del Chira.

“…porque solo repetir como si fuera una grabación que denuncien no sirve de nada, si no va acompañado de resultados…”

Es decir que hoy en día, los extorsionadores no escatiman en que si tiene muchos o pocos ingresos, ellos lo que quieren es dinero y no les importa si sus víctimas recién están comenzando en el negocio o si hicieron un préstamo y son sus únicos ahorros.Extorsiones

El delincuente, que generalmente está en el penal, hoy en día no selecciona a grandes, medianos o pequeños empresarios, todos son víctimas potenciales, y eso causa indignación en la población, porque derramando sangre, amenazando de muerte, quieren conseguir quedarse con el dinero de gente que ha tenido que trabajar años por conseguir avanzar de a pocos.

Es por eso, que se le exige a la Policía que trabaje con firmeza, con ahínco, que recuerde sus compromisos con la institución y con la gente, porque solo repetir como si fuera una grabación que denuncien no sirve de nada si no va acompañado de resultados.

Cómo le van a pedir a las víctimas que tienen que denunciar, si los extorsionadores a veces les dan de plazo 24 o 48 horas para entregar el dinero, mientras que la policía se demora semanas y meses para poder dar con la ubicación de un delincuente.

La vida que está en juego es la del empresario, la del emprendedor, la del pequeño negociante. Resultados señores, y las denuncias van a llover.


Síguenos en nuestras redes sociales:

Karina Miranda

Karina Miranda