La Comisión de Vivienda y Construcción del Congreso de la República sesionó ayer en nuestra ciudad, justo en momentos que muchos asentamientos humanos y sectores urbanos de la provincia vienen padeciendo la falta del vital líquido, y la tortura diaria del colapso de los desagues, en un claro atentado a la salud pública.

Como era de esperarse, los dirigentes reunidos con las autoridades han hecho escuchar una vez más su voz de protesta y el calvario que viven a diario con la falta de agua potable. La comisión presidida por la congresista, María Acuña Peralta ha prometido dar pronta solución a este álgido problema, incluso la propia ministra que también estuvo presente anunció que regresará el domingo con buenas nuevas respecto al proyecto para los 96 asentamientos humanos.


LEE QUÍRecobrar autoridad


Pero este problema no es sólo de Piura, en el Bajo Piura, también las familias ya no saben qué hacer con los continuos afloramientos, y si vamos más allá en los caseríos ni siquiera cuentan servicio de alcantarillado, y siguen con silos o realizando sus necesidades fisiológicas en los descampados; algo inaceptable en estos tiempos de modernidad.

Ahora que tenemos nuevas autoridades ediles, lo primero que deben priorizar es dotar de los servicios básicos a toda la población; no se distraigan en canchitas o locales, lo urgente es que las familias por lo menos cuenten con agua potable y alcantarillado, servicios a los que tienen derecho como personas, y que está contemplado en la Constitución.


Síguenos en nuestras redes sociales:


Karina Miranda

Karina Miranda