A costa de vidas
enero 8, 2020
Autor: Victor Palacios

Compartir:

La cultura de reacción y no de prevención sigue primando en el país, y el costo tiene que ser vidas humanas para recién reaccionar.

En diciembre del año pasado, dos jóvenes estudiantes que trabajaban en un local de Mc Donalds perdieron la vida electrocutados por la falta de seguridad de la empresa para con sus trabajadores.

Debido a ello, recién el Ejecutivo emitió un decreto estableciendo que los trabajadores contarían con un seguro de vida desde el primer día de trabajo; igualmente la Sunafil también le aplicó una multa de S/ 845,670 a la empresa Mc Donalds.

Hace tres días, un ómnibus de la empresa Cruz del Sur que trasladaba pasajeros de Lima a Arequipa se chocó al parecer por excesiva velocidad, dejando como saldo 16 personas fallecidas y 40 heridos.

Inmediatamente, Sutran dio a conocer que la empresa recibió casi 50 papeletas en solo un mes del 2019 por exceso de velocidad.

La pregunta que surge es ¿qué se hizo para sancionar o evitar que dicha empresa reincidiera en lo mismo.

Nuevamente, vemos que solo se espera que pase una tragedia para recién reaccionar.

¿Hasta cuándo los entes correspondientes trabajarán de manera eficiente haciendo que las normas se cumplan?

Las entidades fiscalizadoras y reguladoras no tienen que centrarse solo en la reacción, sino también cumplir un papel preventivo, y garantizar que las empresas de transporte público cumplan con las normas, pero no con operativos esporádicos o solo en fechas festivas, sino de manera permanente.

Más populares