Cruel y despiadado
febrero 27, 2020
Autor: Victor Palacios

Compartir:

Hablar de feminicidios o dar discursos sobre violencia contra la mujer, parece que ya no concientiza a nadie.

Una muerte más o una muerte menos, en la mente de algunas personas son solo cifras sin un trasfondo sociópata y criminal.

Lo curioso es que muchas de estas personas que hoy en día son indiferentes con la muerte de tantas madres de familia y mujeres solteras e incluso de niñas abusadas, son potenciales víctimas.

¿Por qué? Fácil, porque generalmente estas mismas personas suelen justificar la conducta masculina acusando a la mujer de ser la causante o de provocar al esposo o pareja.

Una persona así, probablemente pase los mismos problemas dentro de su hogar y no los vea o lo que es peor no quiera verlos.

En este año, solo en lo que va de enero y febrero ya se presentaron más de 800 casos en su mayoría de mujeres que han pedido protección y garantías, es decir en Piura existen más de 800 potenciales víctimas de feminicidio.

¿Qué hacemos ante ello?. Hace dos días una madre de dos hijos fue asesinada a golpes, hasta el martes su victimario era su actual pareja, tanto que fue detenido; sin embargo ayer el Ministerio Público lo liberó por falta de indicios.

Lo indignante del caso, es que aparte que la mataron, no tuvieron piedad y prácticamente la torturaron, cómo es que una persona, un ser humano es capaz de llegar a un extremo tan brutal.

Tras estos casos, lo único que queda es que las organizaciones de mujeres y también que incluyen a muchos varones preocupados por el problema, comiencen a establecer nuevas estrategias y si ya se ha pensando en la posibilidad de aplicativos y sistemas de emergencia ponerlos en práctica lo más pronto posible, porque nos están matando y con poner tras las rejas al asesino no se le devuelve una madre a un niño, o una hija a unos padres.

Más populares