Editorial: ¿Aliado o enemigo?
abril 24, 2024
Autor: José Neyra

Compartir:

Resulta preocupante que un buen porcentaje de policías en Piura se haya ganado con creces su cambio a otra región por baja productividad. Es decir, “por no hacer nada” o ganar un sueldo haciéndose de la vista gorda, mientras los delincuentes hacen de las suyas y la ciudad va rumbo a la anarquía por el transporte y comercio ambulatorio abusivo y desbocado.

PUEDES LEER: Piura: detienen a tres integrantes de una banda de ‘raqueteros’

El propio jefe de la Región Policial dice que son más de 2 mil efectivos que serán casi sacados a empellones de Piura, porque “no quieren trabajar” y les importa un pepino la inseguridad, robos y muertes de personas. A este pelotón de flojos se suman los infiltrados con nexos en bandas criminales. Y si todo esto no fuera poco, hay otros grupos conocidos como “picalones” o “coimeros”, encargados de extorsionar a los sospechosos e intervenidos. ¿Pruebas? Hay muchas, desde aquellos que se comen los billetes al ser descubiertos hasta los que son sorprendidos con la coima en los bolsillos, como aquellos que hace dos días exigieron 4 mil soles a un chofer de camión. El reactivo en sus manos no dejaba duda de la “coima” recibida y tendrán que ser procesados por la justicia.

PUEDES LEER: Piura: Disparan a policía involucrado en asalto cuando intentaba huir

Lo inquietante es que, con tanto zamarro infiltrado o otros que no trabajan, la que padece el desprestigio es la propia institución policial. Pero más alarmante aún es que esto favorece el crecimiento de la delincuencia que confiada en que unos no hacen nada y otros son aliados, se está extendiendo peligrosamente. Ahora podemos entender por qué no se atrapan a los asesinos ni mucho menos se reduce el índice de robos diarios.

Más populares