Editorial: La cereza del pastel
abril 25, 2024
Autor: José Neyra

Compartir:

Lo último que nos faltaba al interior de la Policía: que uno de sus efectivos en actividad se enfrente a balazos con sus colegas de armas, al ser descubierto in fraganti y con arma de fuego atracando en banda a un camión distribuidor de mercadería en Veintiséis de Octubre. ¿Cómo la PNP ha llegado a este nivel de desprestigio y descomposición, cuando los efectivos de esta institución deberían ser ejemplo de honorabilidad, responsabilidad y moralidad?

PUEDES LEER: Editorial: ¿Aliado o enemigo?

Con sujetos al margen de la ley ¿cómo la Policía garantiza el cumplimiento de la ley y la seguridad del patrimonio de los piuranos? ¿Con malos elementos infiltrados se puede hacer investigación eficiente y combatir el crimen como lo exige con desesperación la población piurana? Es evidentes que al interior de esta institución hay serios problemas y parte de estos devienen en que no se está tamizando con rigor a los postulantes.

La corrupción, culpable de muchos males en nuestro país, se encarga de meter por las ventanas a las escuelas de policias a sujetos con antecedentes penales, con problemas sicológicos y hasta ineptos para desempeñar una de las tareas más importantes y honrables en el país: garantizar la seguridad y bienestar de los ciudadanos, así como asegurar el cumplimiento de la ley y proteger el patrimonio privado y público.

PUEDES LEER: Piura: detienen a tres integrantes de una banda de ‘raqueteros’

Frente a estos hechos que se replican en el país, es imperativo que esta institución se declare en emergencia y restructuración. Que haya rigor en la selección de postulantes y que los futuros policías no solo tengan capacitación en manejo tácticas y armas, sino en vocación de servicio y humanidad.

Más populares