Editorial: Más violencia
julio 17, 2020
Autor: Victor Palacios

Compartir:

Pese a que durante la cuarentena, muchas de las ciudades principales de la región vieron disminuir los índices delictivos, debido a las restricciones impuestas por la pandemia, una de las pocas ciudades donde seguían presentándose actos delictivos era Sullana.

Dicha provincia tuvo que padecer no solo las consecuencias de un virus mortal, la crisis económica debido a la cuarentena y encima de eso la delincuencia y el crimen, pues incluso se presentaron asesinatos.

Ahora, a medida que se han levantado las restricciones, el hampa ha vuelto a copar las calles de otras ciudades y con mucha más ferocidad en ‘La Perla del Chira’, donde esta semana asesinaron a un dirigente vecinal, y ayer producto de un acto delictivo la Policía tuvo que enfrentarse a balazos con delincuentes, hiriendo de muerte a uno de ellos y enviando al hospital al otro, quien se encuentra en estado delicado.

Habría que tener en cuenta que desde mucho antes de la cuarentena, los sullaneros han tenido que vivir una odisea por los constantes ataques, no solo de raqueteros, sino sobre todo por las ‘bandas de arañitas’, los líos y guerras por la hegemonía y liderazgo en la venta de drogas -que han causado un baño de sangre en algunas zonas-, y por el cobro de cupos y sicariato.

Lamentablemente, hasta la fecha, es evidente que la Policía sigue sin poder ganarle la batalla a estas organizaciones criminales que hoy no solo cuentan con el apoyo de delincuentes locales, sino también con sicarios de peligrosas bandas que operan en Trujillo, Chimbote y Chiclayo.

Por ello, exhortamos al comando policial, poner más esfuerzo en zonas como Sullana, Castilla, Veintiséis de Octubre, Las Lomas, Paita y el Bajo Piura, donde según declaraciones de dirigentes y encargados de obra, la criminalidad se ha vuelto a organizar para amedrentar y hacer de las suyas.

Más populares