Sigue el ‘vía crucis’
febrero 16, 2020
Autor: Victor Palacios

Compartir:

Tras el desabastecimiento de agua potable que padecieron los piuranos tras la frustrada rehabilitación del Canal Daniel Escobar, muchos hogares aún padecen por las deficiencias del servicio, ya sea por la baja presión o simplemente porque el agua todavía no llega a algunas viviendas, como el caso de la tercera etapa del asentamiento humano Los Algarrobos.

En otros casos, como viene sucediendo en el asentamiento Consuelo de Velasco, los vecinos están hartos de seguir recibiendo agua salada, por lo que se ven obligados a comprar el líquido elemento para atender sus necesidades. Claro está, que esta situación genera gastos, sin embargo, parece importarle poco a la EPS Grau porque hasta el momento no ha atendido los reclamos de los moradores.

Otro drama viven los vecinos del sector Cossío del Pomar en Castilla, que ya llevan dos días sin agua y sin previo aviso de la empresa sobre la restricción del servicio. Vecinos de la Urb. Piura, Buenos Aires y otros sectores, también padecen por la misma problemática.

Así que esperemos que la EPS Grau atienda los reclamos y no esperen que las protestas lleguen a sus puertas para recién atender los pedidos, como ya lo está anunciando un grupo de vecinos del asentamiento San Sebastián, quienes reclaman porque en la última facturación no se han aplicado los descuentos por los más de 20 días de desabastecimiento que afrontó Piura entre diciembre y enero.

Así que esperemos que en los reajustes que hará la EPS Grau Grau en la facturación a partir de marzo también se tomen los correctivos sobre los descuentos y se mejore el servicio que siempre ha sido cuestionado.

Más populares