Muchos amanecieron ayer sorprendidos luego de que el juez, Alain Salas Cornejo de Huancavelica, anulara la sentencias por corrupción de Vladimir Cerrón tras dar por fundada su demanda de hábeas corpus. Lo que muchos no saben es que el festín de Cerrón no comenzó con la anulación de su sentencia y su retorno a la vida política.

El hecho es que días atrás, como lo denunció Perú21, el Poder Judicial había autorizado una medida de allanamiento y detención preliminar contra hombres de confianza de Cerrón y funcionarios del Gobierno Regional de Junín. Sin embargo, sospechosamente una decisión de un fiscal superior , Omar Tello, terminó por aplazar el operativo para después de elecciones y hasta la fecha el caso ha quedado ahí.

A este hecho, calificado definitivamente como un cálculo político, se suma entonces la anulación de sentencia a favor de Vladimir Cerrón, que lo deja expedito para poder ser parte del gobierno de Pedro Castillo, de confirmarse que ganó las elecciones. Elvia Barrios, la presidenta del Poder Judicial ha asegurado que no permitirá que el sistema judicial se use políticamente, por lo que señala que todavía falta el pronunciamiento de la segunda instancia del Poder Judicial y será el procurador, quien en uso de sus facultades interponga recurso de apelación y será denunciado por prevaricato. Y la Sala será la que decida lo que corresponde”.

Esperemos, que aunque el nuevo gobierno sea el del partido del cuestionado personaje no se dejen influenciar o comprar como parece haber pasado con el juez de Huancavelica. Y que personajes ligados al aparentemente nuevo gobierno, por arte de magia, no comiencen a salir libres de culpa, especialmente los investigados por terrorismo.

Karina Miranda

Karina Miranda