Como era de esperarse, solo era cuestión de tiempo para que aparezcan los primeros casos, teniendo en cuenta que desde hace buen tiempo tenemos todas las condiciones no solo para la presencia del dengue, chikungunya y zika, sino para toda una larga lista de enfermedades.

El primer caso de chikungunya en la región es solo una clarinada de alerta de lo que se puede venir sino adoptamos las medidas, pero urgente.

Un joven de 20 años es el primer caso reportado en Piura en lo que va del año, según han confirmado las autoridades del sector Salud, quienes ante este hecho han expresado su preocupación teniendo en cuenta que hasta ahora no llega el millón y medio de soles prometido por la ministra del sector en su última visita, para combatir el dengue.

En esas circunstancias, sin dinero para la prevención y con las altas temperaturas que también están provocando casos de golpe de calor, sumado a la falta de agua y a la acumulación de basura por doquier; lo más probable y, sin ánimo de ser alarmistas, es que una epidemia nos ataque y nos encuentre desprevenidos como siempre.

De ahí que urge que el gobernador regional demuestre su capacidad de gestión y exija a la ministra que cumpla no solo con remitir el dinero ofrecido para el dengue sino para reforzar los establecimientos tanto en su infraestructura como en su equipamiento y abastecimiento de medicina, pues como sabemos los hospitales y los centros de salud están en pésimas condiciones. No esperemos que se desate una epidemia para recién actuar.

Karina Miranda

Karina Miranda