Washington. El ciudadano de Estados Unidos Craig Hicks, de 50 años, fue condenado este jueves a cadena perpetua por matar a tres estudiantes musulmanes en febrero de 2015, un suceso que suscitó indignación en su país y en el mundo.

El acusado aceptó declararse culpable este miércoles después de que la acusación le garantizara que renunciaría a pedir la pena de muerte si reconocía los hechos.

Los hechos

En febrero de 2015, Hicks mató a Deah Barakat, de 23 años, su esposa Yusor Abu-Salha, de 21 años, y la hermana de esta, Razan Abu-Salha, de 19 años, en la ciudad universitaria de Chapel Hill, en Carolina del Norte.

Siempre ha afirmado que atacó a sus víctimas por un conflicto entre vecinos. Un vídeo filmado por Dean Barakat antes de morir, difundido durante la audiencia del miércoles, muestra cómo Craig Hicks llamó al apartamento de la pareja para reprocharle, equivocadamente, haberse estacionado en su sitio.

La familia de las víctimas considera que eso era un pretexto y que Hicksactuó movido por su hostilidad hacia el islam, por lo que pidió que la justicia considerara lo ocurrido como un crimen de odio.

 

Fuente: AFP