Un medicamento antiinflamatorio, el tocilizumab, reduce el riesgo de muerte entre los pacientes hospitalizados por covid-19, según los resultados de un amplio estudio, calificado de «buena noticia» por los especialistas.

«Por cada 25 pacientes tratados con tocilizumab, se salvaría una vida adicional», indican los responsables del ensayo clínico británico Recovery, que prueba toda una gama de medicamentos contra el SARS-CoV-2.

El tocilizumab, utilizado contra la poliartritis reumatoide, se administra por vía intravenosa.

El estudio muestra igualmente que este medicamento reduce la estancia de los pacientes en el hospital y reduce la necesidad de respiración artificial.

«Es una noticia excelente», declaró Anthony Gordon, profesor de anestesia y de cuidados intensivos del Imperial College de Londres, que no participó en el ensayo. Unos 4.000 pacientes gravemente enfermos son tratados con tocilizumab en el Reino Unido. «Ahora, más pacientes se beneficiarán de este tratamiento», añadió.

Los ensayos anteriores con este medicamento habían «arrojado resultados mitigados», recuerda en un comunicado Peter Horby, de la Universidad de Oxford y responsable del ensayo Recovery.

Sus beneficios se suman ahora a los de los esteroides: asociado con un esteroide como la dexametasona, el impacto sobre la mortalidad es «importante«, afirmaron los investigadores.

Los datos «sugieren que entre los pacientes de covid-19 que sufren hipoxia (falta de oxígeno, ndlr) y una inflamación importante», la combinación de ambos medicamentos «reduce la mortalidad en alrededor de un tercio entre quienes necesitan oxígeno simple y en casi la mitad entre quienes necesitan una ventilación mecánica invasiva (respirador)», según el estudio.