A raíz del aumento de los casos de piuranos contagiados con Covid 19; personal de Fiscalización de la comuna piurana, Fiscalía y Salud iniciaron los operativos para verificar que los centros recreativos y piscinas de la ciudad cumplan con el protocolo de bioseguridad que exige el Minsa.

Durante la intervención, los municipales inspeccionaron el local de Conafovicer, ubicado en la Urb. San Ramón, el establecimiento Sol y Arena, además de la Casa de Javier, verificando que estas piscinas se encontraban inoperativas.

No obstante, los propietarios manifestaron que mantienen las piscinas con agua para evitar el deterioro de la loza.

ESTÁN PROHIBIDAS

Según el Decreto N° 184 – 2020, quedó prohibido el uso de piscinas en centros de esparcimiento y clubes zonales.

Sin embargo, la norma establece que está permitido el uso de las piscinas sola para la realización de actividades formativas o terapéuticas, cumpliendo con los protocolos.