La delincuencia gana terreno a diario de manera escandalosa; ya nadie se encuentra seguro ni en su propia casa. Las bandas organizadas no descansan y a diario dan cuenta de su accionar delincuencial en toda la región.

Solo por citar un ejemplo, en menos de una semana dos grifos en el Bajo Piura fueron blanco de delincuentes armados que no les importó causar terror entre los usuarios que se abastecían de combustible en ese momento.

Si bien la Policía Nacional viene haciendo sus esfuerzos para hacer frente a las bandas organizadas, los resultados no son los esperados, debido a las limitaciones y deficiencias tanto en logística como personal que aqueja a la institución policial. A ello, se suma que los municipios tampoco están respondiendo como se debe con el Serenazgo que también tiene sus deficiencias.

De allí que resulta una buena noticia que este año la Escuela de Suboficiales de La Unión convocará 300 vacantes para que se formen los futuros policías que esperamos, luego de culminada su formación, puedan quedarse en la región para reforzar la seguridad ciudadana, sobre todo ahora que se vienen las obras de la Reconstrucción y que serán blanco de las bandas de extorsionadores.

También la autoridad regional tiene que priorizar el tema de la seguridad ciudadana, pues sino se garantiza la tranquilidad y seguridad a las obras de la Reconstrucción, las mismas podrían llevar más tiempo del previsto; lo cual pondría nuevamente en riesgo a la región que estaría indefensa ante otro Niño Costero.

Karina Miranda

Karina Miranda