Cuando había colocado una soga en su cuello, hijo lo descubre y de inmediato fue a pedir ayuda a los vecinos y logran salvarlo.

TALARA- Una violenta discusión casi termina en tragedia, luego que un trabajador, en un arranque de ira, intentara acabar con su vida colgándose de una viga en el interior de su habitación.

Afortunadamente, el hecho fue advertido a tiempo, siendo rescatado por vecinos y amigos.

El incidente ocurrió en la ampliación del asentamiento Nuevo Horizonte, en el cono sur de la ciudad.

Según los vecinos, el obrero, E.M.O (25), tras sostener una acalorada discusión con su conviviente, J.C (28) se fue a su habitación.

Sin embargo, un fuerte ruido alertó a uno de sus hijos, quien al ir a la habitación, vio a su padre colocando una soga en su cuello, por lo que corrió a pedir ayuda. Afortunadamente, los vecinos llegaron a tiempo haciéndolo desistir de la errada decisión de acabar con su vida.

Moradores de la zona, se mostraban sorprendidos al enterarse del hecho, pues siempre escuchaban de las discusiones, sin imaginar que el trabajador iba a atentar contra su vida.

Según se conoció, para evitar que sus hijos observen la discusión, el frustrado suicida los envió a tomar gaseosa a la cocina.

En la delegación policial de la zona, la Policía indicaba desconocer lo sucedido. Personal de seguridad ciudadana, indicó que a diario acuden a atender casos de violencia familiar entre parejas de esposos o convivientes, en su mayoría son trasladados a la delegación policial de la zona.