Inocencio Ramón Denis Torres, pastor evangélico de Naranjal, en Alto Paraná (Paraguay), fue sentenciado el último viernes a 27 años de cárcel por el abuso de 10 niñas de entre 3 y 10 años de una comunidad indígena de la familia Aché, ubicada en este distrito.
La sentencia fue dictada en dos partes. En la primera etapa, de forma unánime, los magistrados concluyeron que se demostró mediante pruebas producidas en el juicio la existencia del abuso infantil y la culpabilidad del acusado.

Cantante esteña diserta esta noche sobre canción popular paraguaya - La  Clave
En la segunda, el Tribunal determinó la condena aplicada. El juez Méndez se encargó de exponer una breve fundamentación de la condena y, en primer lugar, dijo que la entidad acogió todos los puntos negativos resaltados por la Fiscalía y la querella.

Por su parte, el fiscal José Silguero relató al medio EXTRA que las denuncias ocurrieron en el 2019, cuando Denis Torres era pastor de la comunidad indígena, y aprovechó su poder y la confianza que tenía entre los pobladores para acercarse a las menores y abusar de ellas.


Puedes leer: LA MUERTE DEL JEQUE JALIFA DA PASO A UNA GENERACIÓN ‘DURA’


“Les regalaba dulces, caramelos, helados para que se acerquen a él”, sostuvo el agente del Ministerio Público, quien se mostró contento por la ejemplar condena que recibió el abusador denunciado.

Según la Fiscalía, el pastor en ningún momento se mostró arrepentido, pese a que fueron entregadas al Tribunal un montón de pruebas en su contra. Denis Torres negó que abusó de las niñas; no obstante, los estudios psicológicos realizados a las pequeñas demostraron que sí hubo violencia sexual.

Tras conocerse la sentencia, los miembros de la comunidad indígena se unieron en un abrazo para celebrar la decisión judicial.

“Estamos agradecidos, estamos ansiosos; lo que hemos logrado. Tanto nuestros niños y nuestras familias estaban doloridos. Ahora logramos esto (la justicia) que necesitamos”, dijo el líder de la colectividad aborigen.

“Hoy el pueblo indígena se siente parte de nosotros, porque se sentía marginado. Tuvimos un hermoso desenlace”, refirió por su parte la abogada Alice Monges, de la organización Proteger, Amar, Salvar (PAS).

El hombre ya tenía otra denuncia por abuso sexual anterior a la de las niñas indígenas. En ese caso, la condena fue de 4 años.


Síguenos en nuestras redes sociales: