La madre de la confesa asesina había buscado tratamiento para la joven desde noviembre de 2021 y obtuvo una cita 4 meses después, tras contar su caso en los medios, “pero nunca pude conseguir el número particular de la doctora”.

El pasado 19 de septiembre, en la provincia de Santa Fe, en Argentina, la adolescente estaba con su hermanito en casa mientras su progenitora tomaba clases en una escuela para adultos.


DEBES LEER ►


De pronto recibió un mensaje en el celular que decía: “Mamá, lo maté”. De inmediato la mujer se contactó con su esposo, padre del niño asesinado, quien al llegar a su hogar encontró al pequeño muerto y junto a él, en una silla, a la adolescente.

Según el informe de la necropsia, el niño presentaba 11 puñaladas en la espalda y en el cuello.

La adolescente cometió el crimen en medio de una “crisis impulsiva” producto de una “posible existencia de un trastorno mental subyacente en la estructura psíquica”, detalló la Dirección Provincial de Salud Mental y la Dirección Provincial de Promoción de los Derechos de la Niñez, Adolescencia y Familia.

Fue trasladada a un centro de salud para establecer si existe un posible “trastorno en su salud mental”.

La menor sería inimputable por el homicidio debido a que, según la ley argentina, “no es capaz de comprender el delito que realizó ni sus consecuencias”.


Síguenos en nuestras redes sociales: