A medida que la COVID-19 se propaga con gran rapidez en China, científicos de todo el mundo buscan pistas sobre un brote de enormes consecuencias para la salud de cientos de millones de chinos, la economía mundial y el futuro de la pandemia.

Cualquier anécdota personal o noticia en las redes sociales proveniente de China como la escasez de medicamentos, los hospitales colapsados, los crematorios saturados puede servir para los modelos de los investigadores.


LEE TAMBIÉN ► Bono de 800 soles 2023 por sequía: ¿cuándo se paga el subsidio y quiénes son los beneficiarios? 


Todos intentan entender ¿a qué velocidad se propaga el virus en el país? ¿Cuánta gente ha muerto? ¿China podría ser la fuente de una nueva y peligrosa variante?.

Mientras los científicos sopesan diversas fuentes poco fiables, se preparan para resultados que pueden ser catastróficos.

Si no se toman nuevas medidas de precaución, algunos cálculos del peor de los escenarios sugieren que la COVID-19 podría matar a tantas personas en China en los próximos cuatro meses como lo ha hecho con los estadounidenses durante los tres años de pandemia.

Inmunidad menor

A los científicos y expertos en salud pública les preocupa que la variante ómicron haya parecido menos grave en otros lugares del mundo en gran parte porque esas poblaciones tenían enormes reservas de inmunidad, incluso de infecciones anteriores, un conjunto de circunstancias que no se dan en China.

Si China intenta sobreponerse al brote sin reimponer medidas de salud pública ni aumentar la vacunación, los científicos temen que haya muchas muertes innecesarias.


LEE TAMBIÉN ► Vale de alimentos 400 soles en Perú, ¿quiénes son beneficiarios del bono mensual?


Aunque el 90 por ciento de la población ha recibido dos dosis de vacuna, la tasa de refuerzo es mucho menor entre los chinos de mayor edad.

La OMS ha dicho que con las vacunas chinas que utilizan virus inactivados es fundamental recibir tres dosis.


Síguenos en nuestras redes sociales: