Bajo extremas medidas de bioseguridad y con poca afluencia de público, se dio inicio a la apertura de playas en la provincia de Talara.

En los balnearios de Máncora y Cabo Blanco, se instalaron todo lo relacionado a los protocolos de bioseguridad, colocación de burbujas, servicios higiénicos, entre otros. Equipos de salvataje, agentes policiales, serenos, FF AA y personal de Fiscalización, vigilan que los bañistas cumplan con los protocolos, el uso de la mascarilla y distanciamiento.

En Cabo Banco, la Oficina de Turismo ha instalado brigadas de control del ingreso de los veraneantes con la toma de temperatura, oxímetro y asistir en caso de alguna emergencia.