La delincuencia y robos no solo se vive en las calles, locales, ahora también se ha visto envuelta en el hurto de cadáveres en un cementerio del distrito de Castilla.

Según los denunciantes, quienes evitaron brindar su nombre por temor a represalias, ellos llegaron a visitar a sus familiares fallecidos, por la llegada del día del padre. Pero se dieron con la grata sorpresa que ya no se encontraban en su nicho o tumba.

Una de las manifestantes J.V.R. (24), quien dio aviso a la Policía, contó que el último viernes fue al campo santo El Indio con la intención de rezar y dejarle unas flores a su abuelo.

Sin embargo, pudo evidenciar que la construcción, de cemento, donde reposan los restos, estaba roto y no se encontraba el ataúd.

PROFANACIÓN

Tras lo ocurrido y buscar alguna respuesta, la afectada caminó por varios metros y encontró a cuatro personas que tenían el mismo problema y decidieron grabar el caso, para poder interponer la denuncia en la dependencia policial del sector.

Es así que, LA HORA se acercó hacia la policía del sector y se pudo corroborar que cinco tumbas habrían sido profanadas y los restos óseos sacados.

UNA BANDA

Fuentes policiales revelaron que este caso es el segundo en lo que va del año. Además, en el lugar no existe vigilancia debido a que nadie se hace cargo del pago a un agente de seguridad.

Del mismo modo, si existirían bandas que se dedican a robar diversos esqueletos, para venderlos a estudiantes de medicina y en el “mercado negro”.

Mientras que en otros casos, los cuerpos sustraídos son utilizados por personas que creen en la brujería.

“Nosotros estamos investigando, quien está detrás de todo esto. Los deudos piden mayor seguridad, pero ellos mismos saben que este cementerio no es vigilado por la municipalidad y por lo tanto puede pasar cualquier cosa”, dijo nuestra fuente policial.

Cabe resaltar que en el lugar también se encontró a sujetos que se dedicarían a consumir drogas.


Síguenos en nuestras redes sociales: