¡Lo perdieron todo! Damnificados llevan una semana viviendo en la calle, entre ellos una bebé de un año.

Dos familias del centro poblado San Pablo, ubicado a unos metros de la carretera Piura – Chiclayo, han quedado damnificadas tras un terrible siniestro ocurrido el pasado 29 de julio, cuando sus viviendas de material rústico, fueron consumidas por completo, perdiéndolo absolutamente todo.

Menores rescatadas

Karina Salazar, una de las afectadas, comentó que se encontraba en Paita trabajando, cuando fue alertada por una llamada telefónica de sus vecinos, quienes luchaban por rescatar a sus dos hijas de su vivienda que ardía en llamas.

En su desesperación viajó de inmediato, llegando 1 hora después cuando ya su vivienda estaba consumida por las llamas.

Afortunadamente, las menores resultaron ilesas, sin embargo, la madre de familia se ha quedado en la calle junto a su esposo, quien sufre de un tumor en una de sus piernas, y sus tres hijos, entre ellos una menor con habilidades diferentes.

«Miren en la situación en la que me encuentro con mis niñas, estamos en la intemperie prácticamente, necesitamos apoyo para poder construir nuestra chosita. Nos están apoyando algunos vecinos, pero a mí me da pena y tristeza incomodar a otras familias porque estamos con las justas. Yo tengo tres niños y la vecina también tiene tres niños y estamos en la calle», comentó Karina Salazar.

Bebé duerme en la calle

De la misma manera, otra de las damnificadas, Martha Espinoza, relató que se encontraba visitando a su madre cuando fue alertada del incendio en su casa.

De inmediato y con ayuda de los vecinos y de la compañía de bomberos voluntarios N° 40 de Catacaos, quienes, según la madre de familia, llegaron 30 minutos después, tuvieron una complicada labor pues el pozo de agua del centro poblado casi siempre está vacío.

La madre de familia solicita apoyo con pañales talla XXG para su bebé de 14 meses de nacida y alimentos para sus hijos, pues pese a la ayuda de los vecinos, esta no es suficiente.

Piden apoyo

Ambas familias solicitan a las autoridades,  instituciones y personas de buen corazón, apoyo en cuanto a alimentos no perecibles, agua embotellada, frazadas, colchas y ropa abrigadora; así como medicina para la fiebre e infección y también algunos materiales de construcción para poder reconstruir sus viviendas.

 


Síguenos en nuestras redes sociales: