Cansados de falsas promesas, los padres de familia y profesoras del CEBE Jesús de Nazaret, del distrito de Veintiséis de Octubre, llegaron al Gobierno Regional de Piura para exigir se finalice con la construcción de esta institución, ya que más de 80 niños con discapacidad se ven perjudicados con la paralización de dicha obra.

Asimismo, los padres de familia indicaron que la obra está valorizada en S/ 13 millones; sin embargo, hasta el momento, solo se ve un avance del 60% y la educación de los niños sigue truncada por la falta de compromiso de las autoridades.

«Al inicio se valorizó la obra en 8 millones, luego aumentó a 13, pero hasta ahorita nada que lo entregan. Han pasado dos empresas y las dos han abandonado la obra. Por eso tenemos que tener a todos los niños en un local provisional donde no reciben educación ni terapias de calidad. Hasta cuando estaremos así»; indicó una madre de familia.


PUEDES LEERVEINTISÉIS DE OCTUBRE: DELINCUENTES DESVALIJAN A 23 COMENSALES


Además, señalaron que un representante del Gobierno Regional los recibió y se llevó acabo una reunión. A pesar de ello no se dio fecha exacta para la entrega de la obra.

«Exigimos que no nos engañen. Nos dicen que en 45 días nos va a entregar la obra, pero ellos se van en 40 días . Esto es una burla. Así nos vienen engañando desde hace meses y nuestros niños siguen en local donde no hay opción alguna para su rehabilitación»; indicó un padre de familia.

Plan de contingencia 

Por otro lado, el psicólogo del CEBE Jesús de Nazaret, Giovani Luján, indicó que el Gobierno Regional nunca ejecutó un plan de contingencia en favor de los niños.

«El GORE en su plan de contingencia se comprometió a pagar el alquiler del local donde estamos y si no protestamos no lo hace. Su plan de contingencia arroja que niños de 3, 4, 5 y jóvenes de 20 años tengan que recibir sus clases en un solo salón«, indicó Giovani Luján.

Finalmente, los padres de familia indicaron que al colegio le falta mobiliario especial, servicios higiénicos y aulas de rehabilitación. «Mientras no esté esta obra nosotros tenemos que cubrir los gastos de rehabilitación. Muchas de nosotras no podemos trabajar porque tener un niño con habilidades especiales ocupa de mucho tiempo y dinero para la rehabilitación. Si ya estuviera el colegio nos ahorraríamos el gasto de las terapias. Por eso venimos a exigirle al gobernador nos dé la cara y termine el colegio»; señaló una madre de familia.


Síguenos en nuestras redes sociales: