Unos vendedores de droga, tras observar la presencia policial, dejaron abandonado un kilo de alcaloide de cocaína y una balanza para el pesaje.

Los agentes de la comisaría de Piura tras evidenciar a los sospechosos los intentaron intervenir, pero estos se dieron a la fuga por las inmediaciones del asentamiento San Gabriel.

El estupefaciente fue recogido y llevado hasta la dependencia policial, para ser entregado al Departamento Antidrogas (Depandro).

Los sospechosos serían conocidos como “el colorado” y “el conejo”, quienes ya han sido identificados.


Síguenos en nuestras redes sociales: