Una motocicleta embistió a Segundo Tranquilino Cunya Huamán (70), en la carretera ocasionándole la muerte a los minutos por las graves lesiones que presentaba en el cráneo y otras partes del cuerpo.

El lamentable accidente ocurrió cerca de las 6 a.m. de ayer en la carretera Piura-LaUnión, en las inmediaciones del expeaje Simbilá.

A esa hora, Cunya como de rutina caminaba llevando su carretilla a un costado de la vía. Inesperadamente, una motocicleta por evitar chocar contra una camioneta se salió de la pista y se metió a la berma impactando y arrastrando al agricultor.

Como consecuencia del violento atropello, ‘Cumbia’ como le llamaban a Cunya quedó tendido en estado agónico. En el lugar se encontraron los guantes y carretilla de la víctima mortal, además del guardafango de la motocicleta.

TRÁGICO CUADRO

Por la cercanía del lugar donde residía Cunya, sus hijos y nietos advertidos por los vecinos llegaron hasta el lugar para auxiliar y trasladar al agricultor al Hospital Privado del Perú – Simbilá, pero ya era demasiado tarde.

En el nosocomio, los tres hijos del laborioso hombre del campo lloraron la trágica partida de su ser querido.

La última broma

Su hijo, Martín Cunya Pulache, contó que el día anterior bromeó y rió con su padre recordando las vivencias de la vida. Sin embargo, ahora lo retiraba en ataúd para darle sepultura.

Agregó que su progenitor era un maravilloso abuelo e incluso sus pequeños nietos se resisten aceptar que su abuelito ya no los cuidará.

“Ha sido una buena persona, era muy trabajador. Buscaba el pan de cada día y ozaba de buena salud. Lamentablemente halló la muerte inesperadamente cerca de la casa y del lugar donde iba a trabajar”. relató conmovido por la tragedia.


LEE TAMBIÉN ► Bono de 800 soles 2023 por sequía: ¿cuándo se paga el subsidio y quiénes son los beneficiarios?


PIDEN JUSTICIA

María Milagros Cunya, en medio del dolor que la embarga por lo sucedido, señaló que su padre salió muy temprano. “Barrió su humilde casita y el frontis de su vivienda debido a que iba a participar de un sepelio. Ahora, él también se nos va”.

“Queremos justicia, que las autoridades hagan bien su trabajo. Pedimos que el conductor de la motocicleta asuma los gastos. Somos una familia humilde”, exclamó María Milagros entre sollozos.


Síguenos en nuestras redes sociales: