Redacción La Hora

Compra de urea abastecerá a agricultores del país.

La compañía estadounidense Global Investments Group (GIG) ofertó a US$ 650 la tonelada de urea, pero el comité evaluador de Agrorural prefirió la propuesta de la empresa brasileña MF Fertilizantes, que pidió US$ 760. Esto es US$ 110 dólares más caro.

El argumento de los funcionarios del Comité de Negociación para la Contratación Internacional de Adquisición de Fertilizantes Nitrogenado de Urea de Uso Agrícola no fue que el producto de GIG incumplía con las exigencias de calidad o iba a tardar demasiado en despachar el fertilizante al Perú.

Los miembros del comité ni siquiera vieron la propuesta de GIG porque esta proveedora no presentó los certificados de calidad ISO traducidos al español.

De haberse dado cuenta de que GIG propuso un precio mucho menor respecto a la proveedora brasileña, el comité podría haberle ahorrado al Estado US$ 8.088.190.

Por las 73 mil 529 toneladas de urea, la brasileña MF Fertilizantes cotizó US$ 55.882.040, y la estadounidense, US$ 47.793.850. Un primer informe sobre este caso lo difundió el programa Contracorriente, el domingo pasado por Willax TV.

MF Fertilizantes ofreció entregar el producto en dos partes: un primer cargamento de 40 mil toneladas en un plazo de 35 días, y llegaría aproximadamente el 17 de julio, mientras que el segundo lote, 5 días después.

En cambio, GIG aseguró que estaba en condiciones de proveer en una sola entrega y en un plazo de 12 días la totalidad de las 73 mil 529 toneladas de fertilizante.

El 9 de junio, dos días antes que el comité evaluador de Agrorural otorgara la buena pro a la compra de urea, la Contraloría General de la República emitió un informe que contenía una serie de observaciones al proceso de adquisición.

La Contraloría alertó sobre la falta de especificaciones técnicas que aseguren un adecuado procedimiento. También señaló que en las especificaciones técnicas no se había precisado el peso y el volumen de entrega en cada puerto de destino.

Haber dejado de lado una oferta mucho más ventajosa para el Estado, en medio de una crisis que podría derivar en una hambruna, podría considerarse como una deficiencia en la gestión.


Síguenos en nuestras redes sociales: