Se contradicen. Las causas del accidente en el aeropuerto Jorge Chávez entre un avión de Latam y un vehículo de bomberos de Lima Aiport Partners (LAP) siguen inciertas. 

Una de las claves para esclarecer este fatídico accidente, que terminó con la vida de dos bomberos aeronáuticos, es comprobar si las partes involucradas siguieron rigurosamente los procedimientos estipulados en la normativa.

Ante ello, la  Corporación Peruana de Aeropuertos y Aviación Comercial (Corpac) alega que nunca recibió la solicitud. Con ello, aseguran que el vehículo nunca debió ingresar a la pista de aterrizaje. Como se recuerda, los bomberos estaban realizando un ejercicio como parte de un simulacro de rescate.

Según el documento Procedimientos del Servicio de Control de Aeródromo el ingreso a la pista de aterrizaje debe contar con una autorización explícita de parte de la torre de control.

“Se debe exigir al personal, incluso a los conductores de todos los vehículos, que obtengan autorización de la torre de control del aeródromo antes de entrar en el área de maniobras. Aunque exista dicha autorización, la entrada en la pista o franja de pista, o cualquier cambio en la operación autorizada, deben estar sujetos a la autorización específica de la torre de control del aeródromo”, detalla el documento al que tuvo acceso un medio nacional.

Todo está escrito

Incluso, en el propio Manual de Uso de Plataforma del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez de LAP, se indica que la autorización para ingresar a la calle de rodaje (paralela a la pista principal) no es la misma para el ingreso a la pista activa.

“El permiso para ingresar a la calle de rodaje no significa tener autorización para ingresar a la pista principal. Por ello, será necesario previamente detenerse en el punto de espera. Luego se debe esperar la autorización de la torre de control. Ello será a través de la frecuencia coordinada con anterioridad”, se explica con precisión.


PUEDES LEER ►  Edward Espinoza: «Piura necesita 6.200 policías y solo laboran 4.600”


Ante ello, Corpac afirma que no se hizo ese pedido específico a los controladores aéreos la tarde del viernes 18 de noviembre, ni estos dieron dicha autorización. Por su parte, LAP arguye que sí lo hizo. La presentación de pruebas aclarará esta controversia.

Este detalle de los procedimientos va de la mano con la versión manifestada por el presidente del directorio de Corpac, Jorge Salinas, ante la Comisión de Transporte del Congreso. Señaló que la torre de control sí le dio la autorización a los bomberos para el inicio del simulacro, es decir para movilizarse en las calles alternas, pero no para el ingreso a la pista de aterrizaje, pues el ejercicio debió darse en una calle alterna.

El ejercicio debía empezar en la nueva estación de bomberos, luego debían salir por la calle Quebec, que es una perpendicular a la pista central. Al recorrer 90 metros, el camión debía virar hacia la derecha. Luego  debía recorrer toda la calle Lima, que termina justamente al costado de la cabecera de la pista de aterrizaje, el punto final del ejercicio.

La contraparte

Mientras tanto, la versión de LAP establece que el ejercicio sí incluía el ingreso a la pista principal. Además, aseguran que sí tuvieron la autorización correspondiente.

Bajo esa versión, el ejercicio empezaba en la nueva estación de bomberos.  Luego el camión se dirigía por la calle Quebec hasta llegar a la pista de aterrizaje. Tras ello, debería doblar a la derecha y llegar hasta el punto final. No obstante, al arribar a la pista principal, el vehículo bomberil chocó con el avión LA 2213 de Latam. Así como Corpac, LAP señala que cuenta con información que la respalda sobre el origen del accidente.

La Comisión de Investigación de Accidentes de Aviación (CIAA), formada por resolución del Ministerio de Transportes y Comunicaciones, es la encargada de cumplir con toda la investigación para encontrar las causas del accidente.


Síguenos en nuestras redes sociales: