Tras múltiples fracturas que sufrió al caer del cuarto piso de su escuela, la menor de 12 años logró recuperarse. Sin embargo, deberá continuar su tratamiento con terapias físicas y rehabilitación.

Luego de más de dos operaciones y casi tres meses internada, Luana Carbajal recibió el alta médica en el Hospital Nacional Guillermo Almenara Irigoyen, donde llegó para ser atendida por las graves fracturas y lesiones que sufrió tras caer desde el cuarto piso de su colegio Saco Oliveros.

Muy emocionada, la pequeña agradeció al personal médico que estuvo a cargo de ella todos los días que permaneció postrada.

Tras ello, la menor abandonó el centro médico con un agasajo y acompañada por sus padres.

“A una niña le han devuelto la vida, la alegría y las esperanzas, a una niña y a toda una familia. Me van a faltar años de vida para agradecer a todo el cuerpo médico, a todos los doctores”, comentó Jaime Carbajal, padre de Luana.

Asimismo, señaló que viene una larga etapa de terapias para su hija y se espera que resulte sin ninguna secuela.

“Gracias a Dios, ella está muy motivada, tenemos la fe, las esperanzas y la confianza de que mi hija, con todo este tratamiento, va a poder llevar una vida normal. Esto es un milagro”, añadió.

Además, la madre de Luana se vio agradecida  con el personal de salud del nosocomio de EsSalud, además de las personas que estuvieron pendientes de la recuperación de su niña sin siquiera conocerla.

“Muchísimas gracias a los médicos que han estado a cargo desde el primer momento de mi hijita. Ella está muy emocionada, con muchos sentimientos encontrados, porque este prácticamente ha sido su hogar por casi tres meses.» añadió la madre de Luana.


Síguenos en nuestras redes sociales: