No hay mejor palabra que describa al partido de extrema izquierda de Vladimir Cerrón y Pedro Castillo, que la improvisación, pues mientras uno dice una cosa, el otro se desdice, y lo que es peor, sale un tercero que es de uno de los tantos equipos técnicos de Perú Libre, a decir otra cosa opuesta, es decir, los electores ya no saben ni qué creer.

Un claro ejemplo, de muchos, es el tema de las AFP’s, donde el candidato Castillo totalmente indignado criticó a estas entidades asegurando que las eliminaría y los fondos de los aportantes pasarían a un fondo administrado por el gobierno. Luego, al ver la avalancha de críticas, salió el excongresista, Hernando Cevallos, a traducir y negar totalmente lo que había dicho el profesor.

Pero, luego, nuevamente Castillo se volvió a referir al tema, ahora hablando de un Banco de Trabajadores, pero con el mismo riesgo de que los aportantes pierdan todo lo ahorrado. No contentos con ello, ayer llegó otra versión, esta vez de Pedro Francke, de uno de los tantos equipos técnicos de Castillo para decir que lo que buscan es que el trabajador pueda escoger mejores y distintas opciones.

Es decir, después de que el aspirante al sillón presidencial dijera que con la plata de los aportantes a las AFP iba a pagar las jubilaciones de los ancianos de la ONP y de criticar el uso que los peruanos aportantes le dieron a su desembolso del 2020, todos los aliados de Castillo trataron de lavarle la cara a la propuesta. ¿Si esto no es improvisación y falta de un único discurso, qué es?

Hasta el mismo Juan Pari, se pronunció en contra de la eliminación de la amenaza de eliminar las AFP. Lamentablemente, quienes no tienen fondos en las AFP, se muestran indiferentes y hasta ven con buenos ojos que les quiten a unos para darles a otros.

Karina Miranda

Karina Miranda