Las redes sociales ayer explotaron de indignación, luego que se propagara la noticia de que el candidato de la izquierda extrema, Pedro Castillo, había señalado en uno de sus mítines, que eliminaría las AFP y que el estado peruano controlaría el dinero de los aportantes.

En su discurso, Castillo sin ningún respeto por los ingresos particulares y el trabajo de los peruanos que con su esfuerzo han logrado aportar a las AFP’s durante muchos años, pinta la figura de una ‘expropiación’ de sus fondos, con la intención de con este dinero -que por cierto no le pertenece- cubrir la pensión de los mayores de edad que se encuentran registrados en el régimen de la ONP y así, asegurar una buena pensión a los afiliados.

Pero lo que es peor, el aspirante presidencial llega al colmo de cuestionar el uso que los dueños de los aportes han hecho. “No es posible que los afiliados a las AFP’s hayan podido retirar miles de soles y lo hayan malgastado, construyendo sus casas, o comprando electrodomésticos…”

Ahora resulta que para el candidato Castillo, construir una casa es malgastar el dinero, y por último si así fuera cada persona tiene todo el derecho de gastar el dinero de su trabajo como mejor le parezca.

Lo más lamentable, es que hay gente que recién se entera de esta propuesta, cuando Perú Libre la planteó públicamente desde fines del año pasado cuando presentó su plan de Gobierno al Jurado Nacional de Elecciones; es decir, una prueba más de que algunos electores no saben ni siquiera qué propone el candidato de su preferencia.

Como esta propuesta, hay muchas más, que si bien, pareciera que no afectan directamente al peruano de a pie o al de clase media o pobre, trastocará su economía más de lo que se imaginan. Por eso, el voto es personal, pero lo único indispensable para ejercerlo con total libertad y conocimiento es leyendo los planes de gobierno.

Karina Miranda

Karina Miranda