Desde hace algún tiempo atrás, el distrito de Castilla se ha convertido en una zona bastante peligrosa, la inseguridad reina no solo por las bandas de raqueteros y asaltantes que pululan por las calles, arrebatando las pertenencias de los transeúntes, sino también por los escándalos y enfrentamientos callejeros que ponen en riesgo a la ciudadanía.

Causa indignación, que entre estas bandas, figuren grupos o clanes familiares que se han vuelto el temor y la pesadilla de las familias que viven en los alrededores de Chiclayito, pues ante cualquier situación en que se sienten amenazados o simplemente porque se les da la gana, reaccionan agresivamente tratando de intimidar a las demás familias.

Esta situación se tornó evidente el pasado lunes 26, en que la Policía condujo a dos mujeres hasta una vivienda para que reconozcan a los delicuentes que pertenecerían a un clan familiar, y que les habían robado.

Sin embargo a estos hampones cerca de 15 personas, la mayoría mujeres, los defendieron, incluso agrediendo y tratando de robar las armas de los oficiales.

Es lamentable, que minutos después las jóvenes agredidas intentaron pedir refuerzos, pero la Policía ya no quiso apoyar por temor a ingresar a esta localidad.

¡Increíble!, pero cierto, y lo más peligroso es que si ni siquiera la policía quiere enfrentarse con este grupo de delincuentes, ¿quién lo hará?

Ademas, para nadie es un secreto que este clan familiar ha estado involucrado en una serie de escándalos y delitos que son vox populi en Castilla y que junto con otros grupos delincuenciales son quienes mantienen a este distrito en zozobra.

Entonces, qué falta para que se inicie una investigación y un proceso a estas personas que representan una amenaza para los vecinos.

Karina Miranda

Karina Miranda