Trabajar al máximo de sus capacidades y posibilidades en este último año que les queda de gobierno, invocó ayer a las autoridades regionales, el monseñor José Antonio Eguren Anselmi, en su homilía, con motivo de la conmemoración del 201 Aniversario de la ciudad de Piura.

Sin duda, un pedido que debe llevar no solo a comprometer a nuestras autoridades, sino también a reflexionar de lo que realmente han hecho en estos tres años de gestión en beneficio de la población de toda la región.

De ahí que también resulta pertinente la invocación de monseñor a “que en este 2022, los presupuestos de inversión se ejecuten al 100%. Que no se llegue a fin de año y se tengan que devolver el erario nacional, millones de soles por obras no ejecutadas, que tan urgentemente requiere nuestra región…” ; sin duda, un buen jalón de orejas al gobernador regional, Servando García, quien en estos tres años ha dejado de ejecutar mil 912 millones de soles, según el portal de Transparencia del MEF.

Y, esto, lamentablemente por la falta de funcionarios capacitados, lo que se ha traducido en una deficiente capacidad de gestión, sumado a una serie de denuncias de presuntos actos de corrupción que han afectado a la población más necesitada. Ahí tenemos el caso de las cartas fianzas falsas en la obra de mejoramiento del Centro de Salud de Máncora, solo por citar un ejemplo.

No se libran, por supuesto, los alcaldes provinciales y distritales que tampoco han cumplido con ejecutar de manera eficiente el presupuesto y también afrontan denuncias de corrupción. De ahí, que en este año que les falta para terminar su gestión, hagan su mejor esfuerzo y atiendan las necesidades urgentes de la población, que ya está cansada de promesas incumplidas, y de autoridades ineficientes.

Karina Miranda

Karina Miranda